Pasajero del final del día

Rubens Figueiredo
Traducción: Rita da Costa
Ilustración de Aleix Pons, Colección Rayos Globulares , Premio São Paulo de Literatura 2011
Premio Portugal Telecom de Literatura 2011

Sinopsis

Como cada viernes tras salir de la vieja librería en la que trabaja, Pedro realiza un trayecto en autobús para visitar a su novia, Rosane, que vive a las afueras de la ciudad. Durante el viaje, marcado por el congestionado tráfico de la hora punta, Pedro lee un relato sobre el paso de Darwin por Brasil, escuchando rumores acerca de revueltas en las afueras, observando la ciudad y a los pasajeros del autobús. Todo ello influirá poco a poco en su voluble pensamiento.

Al final del viaje ya no será el mismo. Todo lo que ha visto y pensado durante el trayecto le llevará a un conocimiento más crítico y profundo de las cosas, las personas y la sociedad en la que vive, una sociedad que decide su destino con unas cartas marcadas desde el inicio.

Prensa

‘Esta novela de escritura exquisita narra un trayecto. El que ocurre en la consciencia de Pedro durante un viaje en autobús hacia el barrio de Tirol, en la periferia pobre de la ciudad donde vive. Una especie de olla a presión de violencia e injusticia sistemática.’
Jurado del Premio Portugal Telecom.

‘Un gran descubrimiento por parte de una joven editorial que ha apostado por un texto que aúna la complejidad de una estructura narrativa muy particular –todo ocurre desde dentro de un autobús– con una sencillez y fluidez narrativa y tonal extraordinarias.’
Toni Montesinos, La Razón.

La novela de Figueiredo es elevada, tanto en ingenio literario como en reflexión social… Los pasajeros son meras piezas del engranaje cotidiano que sustenta el ir y venir de los grandes movimientos mundiales’ Rascunho – O jornal de literatura do Brasil.

‘A pesar de afirmar que no ha llegado a dominar ningún idioma, Rubens crea en portugués efectos sorprendentes: el texto es claro, pero a pesar de la claridad, la historia tiene muchas capas sutiles, lo que muestra la complejidad y refinamiento de Figueiredo.
Gazeta do Povo.

‘La novela destaca por su honestidad, su sobrio realismo y por una prosa clara, sintácticamente impecable. Consigue captar y transmitir aquello real y sutil que se esconde en el mundo exterior, en esa maraña de dolor que es la ciudad. Una postura estética audaz para un momento en que algunos exponentes de la crítica literaria abusan del término ‘crisis de representación.’
Sérgio Rodrigues, Veja Magazine.

‘El libro trata de reinventar el significado político de la escritura de ficción en el Brasil de hoy, rechazando la estridencia de las quejas bien (o mal) intencionadas. Figueiredo habla sobre la pobreza como experiencia rutinaria de la adversidad, el miedo y la limitación. Una concrección que contrasta con la existencia evanescente, casi ilusoria de tantas ficciones posmodernas.’
Miguel Conde, O Globo.