El joven Nathaniel Hathorne

Víctor Sabaté
Traducción: Víctor Sabaté
Colección Relámpago

Esta obra está bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-Compartir Igual 3.0.
 

Sinopsis

Un ya no tan joven aspirante a escritor, a quien la rutina y la necesidad de ganarse la vida han hecho desistir de sus aspiraciones, descubre que uno de sus viejos textos de juventud ha sido plagiado. ¿Cómo conseguir que los demás crean en lo que dice cuando ni él mismo se atreve a hacerlo? La cuestión resulta especialmente difícil si el supuesto plagiario es un autor fallecido hace un siglo y medio.

Nuestro primer descubrimiento, publicado con licencia Creative Commons, nos habla de las frustraciones y dificultades de quienes intentan adentrarse en el mundo de la literatura, a la vez que reflexiona sobre las influencias, la inspiración y el plagio literario.

Un texto impecable que trata a través de preguntas, citas y juegos autorerenciales, el difícil placer de ser publicado. Con curiosas anécdotas que incluyen a Borges, Bioy Casares, Silvina Ocampo, Vargas Llosa, Poe o Melville, el autor consigue dar veracidad a esta ficción imposible. ¿A cambio de qué venderías tu alma al diablo? Premio de Narrativa Breve Ciudad de Amposta 2010.

*En el título no hay una errata; más información en el interior.

Prensa

“Un delicioso libro sobre libros, sobre leerlos, sobre escribirlos, que proclama a gritos la finalidad -¿redentora?- de la literatura y nos descubre a un autor a tener muy en cuenta.”
Care Santos, El Mundo.

“Sabaté compone un divertido y sagaz juego metaliterario y mefistofélico en el que los primeros espadas son el inglés Max Beerbohm, Borges y el citado Hawthorne. El resultado desborda con mucho la anécdota que lo genera.”
Eugenio Fuentes, La Nueva España.

“La acumulación de referencias bibliofílicas crea un vértigo endogámico que, bien administrado, llega a convertirse en vicio. Sabaté ha escrito una historia de historias que utiliza referencias explícitas -Melville, Kafka, Hawthorne, Ocampo, Bioy Casares, Vargas Llosa, Borges- para avanzar, retroceder, intrigar y fascinar.”
Sergi Pàmies, La Vanguardia.